“Salvaguardar la vida y bienes es nuestro compromiso”: Jaime Mongui, Bombero maquinista

El Cuerpo Oficial de Bomberos de Bucaramanga atiende en promedio seis emergencias diarias que afectan a la comunidad.

Lleva 32 años en la institución, aficionado por los rescates y el descenso, guarda en su memoria momentos de satisfacción por el deber cumplido, aunque en algunas oportunidades su trabajo genere sentimientos contradictorios “pongo en disposición de la ciudadanía mis conocimientos y capacidades para hacer rescates con cuerdas, pero no siempre traemos acuestas una persona con vida y eso genera un choque, hago bien mi trabajo pero entregar a una familia un ser querido en esas condiciones no es fácil” señaló.

Al tomar el turno, hace aproximadamente 20 años, Mongui recibió la orden de apoyar el rescate de un hombre que había caído al abismo de El Salto del Duende, ubicado en el municipio de La Mesa de Los Santos, al llegar al lugar, acompañado por Jorge Peña (bombero en la época), se encontraron con un panorama no muy alentador, personas de la Defensa Civil ya habían intentado descender pero no habían tenido éxito.

Con la seguridad que lo caracteriza, Jaime tomó las riendas de la situación, confió en su colega los amarres de las cuerdas e inició el proceso hasta encontrar el objetivo, estando allí, procedió a hacer el levantamiento del cuerpo en una camilla de arrastre y empezó el ascenso hasta llegar a la cima.

Hacer un rescate vertical en las dimensiones de El Salto del Duende no permite errores, el mirador turístico supera los 200 metros de profundidad y las cuerdas apropiadas para este tipo de trabajos miden 100 metros, por lo que, es necesario “tener conocimiento, práctica y mucha seguridad para frenar en el camino, hacer los nudos que nos permita añadir más línea, repetirlo las veces que sea necesario hasta llegar” agregó el bombero oficial.

Los ensayos han demostrado que la exigencia de control es indispensable para evitar fallas y posibles incidentes durante el trayecto.

mongui- rescate salto del duende

 

Yuly Moreno/periodista Bomberos de Bucaramanga.

También te podría gustar...